Hoy viví mi primer festval hindú en Kuala Lumpur. El Thaipusam, que da nombre a este festival, es una celebración originaria de la India y se celebra en regiones con población Tamil, como es el caso de Malaysia y Singapore.

Hoy viví esta celebración que dura 3 días en Kuala Lumpur, más concretamente en Batu Caves. Ya había ido a Batu Caves al inicio de mi llegada a Kuala Lumpur, pero creí interesante volver para asistir al festival y poder empaparme de la cultura del país.

A las 8 de la mañana cogo el tren en Kuala Lumpur para ir a Batu caves y al llegar ya se aprecia una cantidad de gente desorbitante. Más de un millón de personas se han concentrado para y mostrar el aprecio y agradecimiento a Murugan, hijo del dios Shiva.

Los devotos tanto hombres como algunas mujeres se rapan la cabeza y se visten de forma concreta con vestidos anaranjados, cascabeles y andan descalzos. Pero sin duda alguna lo que me ha impactado del festival, es la autoflagelación, en que los más devotos se clavan anzuelos en la espalda, con los que incluso tiran carros con imágenes de Shiva y se perforan las mejillas con pequeñas barras de hierro.

Otros llevan como unas estructuras de hierro, que tenían pinta de pesar mucho, con plumas y figuras de dioses. Estos devotos, descalzos y con el cuerpo perforado, andan como unas 8 horas para llegar a Batu Caves, unos 15 km desde Kuala Lumpur y el destino es el interior de las cuevas, pero para entrar a las cuevas, hay que subir los 238 escalones que hay para llegar a su interior, la recta final.

Cada portador de estas estructuras va acompañado por un grupo de personas que lo ayudan, lo siguen y lo animan bailando a su alrededor. También hay grupos de músicos que acompañan a los portadores con sus cánticos.

Para aguantar este reto y supuestamente no sentir dolor, los devotos entran en trance siempre con una previa preparación meditando y rezando junto un ayuno dos días previos.

Los peregrinos se perforan las mejillas y la lengua para demostrar que temporalmente han renunciado a su capacidad de hablar para concentrarse en su dios y mostrarle a éste que han dejado sus destinos en su mano para que los proteja de no sentir dolor alguno ni sangrar ante tales perforaciones, desde mi punto de vista muy bestias.

Una vez dentro de la cueva, hacen el último baile con las pocas fuerzas que les quedan. Una vez finalizada la ceremonia de peregrinación, los devotos vuelven a su vida cotidiana e intentan integrar las lecciones que han aprendido durante la ceremonia.

Después de ver este, para mí, espectáculo cultural, volver a coger el tren ha sido todo un reto. Miles de personas para volver al centro y otros destinos de Kuala Lumpur se han amontonado en la estación, creando auténticos tapones humanos.

Ahí apretujada, entre tantas personas, junto el calor sofocante ha sido, desde mi vivencia, algo angustiante. Pero, aun así, si podéis ver este festival algún día en Malaysia, India o Singapore, es todo un espectáculo cultural que ayuda a entender mejor la cultura de otros países.

Recomendaciones: viajeras, al ir a un festival religioso y al entrar en las cuevas, hay que ir con hombros y piernas cubiertas, no lo olvidéis ya que, del contrario, tendréis que pagar para alquilar un pañuelo (5 ringgits) y luego al salir os devolverán menos de la mitad (2 ringgits).

Ante tal aglomeración de personas, cuidaros mucho para no ser objeto de robos o abusos, sobretodo en el tren o bus, donde el espacio personal desaparece. Como siempre te digo, usa tu sentido común y tu intuición, aquella que nunca falla.

¡Buenas rutas, viajera!

¿Te gustó el post?, ¿has estado alguna vez en algún festival hindú?, Puedes dejar tu comentario abajo 🙂

 

About author View all posts Author website

Farners Martin

¡Hola!
Soy Farners y voy explorando el mundo con mi cámara y una mochila a mi espalda para llenarla de experiencias, sensaciones, historias, aprendizajes y paisajes para poder transmitirte mi pasión por los viajes a través de mis palabras y capturas.

2 CommentsLeave a comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.