Para unos es encantadora y vibrante, mientras que para otros es decadente y ruidosa. Y es que Nápoles no deja indiferente a nadie, o la amas o la odias.

Ubicada en la región de la Campania, Nápoles es la ciudad más poblada del sur de Italia y donde hay una gran riqueza cultural, histórica y sobretodo, gastronómica. Sin dejar de mencionar que es el altar eterno de Maradona.

Si Roma es un museo al aire libre, Nápoles es un teatro en la costa Amalfitana. Caótica, viva, excitante, colorida…nada que ver con su vecina del Norte, la recta y estructurada Milán. Nápoles me pareció toda una caja de sorpresas.

Tan solo poner un pie en el centro de Nápoles, me di cuenta que es una de las ciudades más apasionantes y llenas de vida de Italia. Se caracteriza por su cotidianidad más espontánea: mucha ropa tendida en las ventanas, mercados en las calles llenos de vida, colores, músicos callejeros, altares y santos, ciclomotores a toda velocidad esquivando peatones, bazares, el griterío de los vendedores y como no, el agradable olor a pizza cada vez que pasaba por delante de una de tantas pizzerías.

Ahí me di cuenta de la diferencia que puede llegar a haber entre ciudades de un mismo país. Milán tan recta, fría y estructurada y sin dejar el país, a poco más de 800 quilómetros al sur, se puede apreciar el “caos” italiano en estado puro.

Lo que me gustó más para ver y hacer en Nápoles:

1. Pasear por el Qaurtieri Spagnoli (Barrio Español)

En el centro histórico, aparte de encontrar todos los monumentos importantes, es donde el bullicio de la gente da vida a la ciudad. Es aquella Nápoles de la que todos hemos oído hablar alguna vez, de la que te hablaba antes del caos del día a día de los Napolitanos. Te puedes pasar horas y horas paseando entre sus calles viendo la vida pasar y dejándote envolver por su ritmo y ambiente fascinante.

2. Comer una auténtica pizza Napolitana

Tras probar muchas pizzas en varias ciudades de Europa, he llegado a la conclusión que la mejor pizza del mundo está en Italia, más concretamente en Nápoles.  Nadie puede hacer mejor combinación de tomate, mozzarella, aceite de oliva y albahaca que los Napolitanos. Aparte de que es el honor de los colores de la bandera Italiana. Es imposible encontrar una pizza en Italia que no esté buena.

Pero no toda comida en Nápoles se basa en la pizza, también podemos encontrar mozzarella di bufala, sus esponjosos Baba y su refrescante limoncello di Sorrento.

Los famosos Baba

Todo un paraíso si te gusta comer y probar otras gastronomías.

3. Pasear por la Via San Gregorio Armeno

Es la calle por excelencia de los mercadillos navideños. Si te gusta hacer el pesebre, aquí puedes encontrar todo y cuando imagines para tu belén. Me llamó mucho la atención la venta de genuinas estatuillas de famosos personajes de todos los ámbitos (deporte, política, religión, cine…)

Para los napolitanos no sólo es una tradición pasear por esa pintoresca calle, sino que es toda una institución.

4. Pasear por la Galleria Umberto I

Pasear por debajo de la cúpula de hierro y vidrio de la galería es bonito, está llena de bares y comercios. Me recordó mucho a la Galleria Vittorio Emanuele II de Milán, son muy parecidas.

5. Disfrutar de las vistas del Castel dell’ Ovo

Literalmente el castillo del huevo, nombrado asi por su leyenda Napolitana donde se dice que el poeta Virgilio (considerado un mago por aquél entonces) escondió un huevo mágico en sus cimientos, creyendo así que protegería al castillo y a la ciudad de posibles catástrofes.

Para mi, lo verdaderamente interesante fue contemplar las vistas que hay al mar, su puerto, el Monte Vesubio y sobretodo las vistas al golfo de Nápoles.

6. Extra: Pompeya por libre

De mi visita a Nápoles, dediqué un día a visitar la ciudad de Pompeya, a unos 21 km al sur de Nápoles. Fui en tren desde la Stazione di Napoli Centrale.

Pompeya es una ciudad atrapada en el tiempo, cruzar sus puertas significa retroceder casi 2000 años en el tiempo. Este yacimiento arqueológico, conserva sus casas y templos tal y como eran en el siglo I, antes de ser destruida y enterrada por la erupción del Monte Vesubio.

En Nápoles hay mucho más por ver y hacer, pero yo te transmito lo que hice y lo que mas me gustó a mi. ¡Deseo que hayas viajado a Nápoles conmigo!

¡Buenas rutas, viajera!

¿Qué te ha parecido Nápoles?, ¡deja tu comentario abajo! Y Si te gustó, ¡comparte!

      

About author View all posts Author website

Farners Martin

¡Hola!
Soy Farners y voy explorando el mundo con mi cámara y una mochila a mi espalda para llenarla de experiencias, sensaciones, historias, aprendizajes y paisajes para poder transmitirte mi pasión por los viajes a través de mis palabras y capturas.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.